Rosslyn, Edimburgo. Buscando el Santo Grial con una varita mágica.

Cruzar el charco, diría mi padre. Definición familiar de visitar el viejo continente.

 Con la saga de Harry Potter leída y vista fanáticamente, (Creo que miré las películas y leí los libros cientos de veces, más que el novelón de Eternamente amigas… y eso es mucho), cruzamos el charco.

La gente nos miraba raro durante el viaje, sólo porque portábamos una varita mágica, mientras corríamos detrás del Dr. Robert Langdon leyendo la novela: El Código Da Vinci. Así, nos recibió Edimburgo.

Foto:@viajandovivoblog

Nota de Color: Llegamos de noche…lloviznaba, era agosto.

Ni el loro en la calle. ¡Como saben, los hombres no preguntan cuándo están perdidos, pero nosotras SI!, lástima que los escoceses hablan un inglés más cerrado… Confieso: No fue fácil encontrar el hotel.

Luego del afortunado hallazgo, digo por el hotel.  Que evitó dos cosas, morir de frío y el divorcio, nos fuimos a dormir para iniciar a la mañana siguiente nuestra aventura.

¿Y qué desayunan allí? ¿No es acaso una pregunta que uno se hace cuando viaja a otros países?

Un exquisito café con leche y tostadas con manteca y dulce. ¿Y los huevos revueltos, salchichas, tomates asados, pudding, etc.?

No lo ofrecieron.

Edimburgo, es una ciudad en donde seguro, seguro viven los magos. Así de simple. Mezclados entre la gente común. No voy a realizar una crónica Harrypottera, esta vez, pero sepan que no éramos los únicos con varitas mágicas.

Decidimos, esa mañana subir a un colectivo en la parada del monumento a Sir Walter Scott (Línea 15). Luego de unos 15 km, llegamos al pueblo de Rosslyn. Obvio, todos o la mayoría de los que estábamos en el bondi, íbamos al mismo destino.

Foto:@viajandovivoblog

Tal cual muestra la película, es una Capilla muy especial, fundada por William Sinclair, del clan SinClair, una familia noble escocesa descendiente de caballeros normandos.

La abrazan cientos de leyendas, incluyendo que los templarios resguardaron un tesoro en algún lugar, en una cripta, la cual sellaron. Jamás se volvió a abrir y naturalmente lo relacionan con el Santo Grial.

Foto:@viajandovivoblog

Lo que no es una leyenda es la columna del aprendiz, la cual está ubicada dentro de la capilla, junto a las escaleras de la cripta.

Cuentan que el albañil encargado de hacerla, marcho a Roma a buscar inspiración, y dejó a un aprendiz a cargo.

Este joven, dicen, tuvo un sueño donde se le reveló el pilar terminado. El trabajo que realizó fué exquisito. Cuando regresó el maestro, lo contemplo y de envidia mato al aprendiz.

Otra de las leyendas que circulan, por la zona, es que existe un portal a otra dimensión, y los ovnis son visitantes frecuentes de sus bosques, que además son de película.

Foto:@viajandovivoblog

La capilla posee una sala de recepción, que continúa con una terraza vidriada que da al bosque en altura. En el mismo lugar, hay un pequeño cafecito con mesas blancas. Ese día, las puertas de vidrio estaban abiertas de par en par. Como había llovido el olor del bosque era el perfume. Solo restaba sentarse con un café y esperar a que llegaran los Caballeros de la Orden del Temple.

Foto:@viajandovivoblog

A esa altura no podía creer que había cruzado el charco.

Nota:

“El hombre llega mucho más lejos para evitar lo que teme que para alcanzar lo que desea”

Ups!! ¡Frase de la película!!

2 comentarios

  1. y llegaron? ..los Templarios,digo.Estuve en Ponferrada que hay un espectacular castillo de Templarios con una biblioteca llena de incunables y manuscritos originales con su caligrafia y acuarelas,tambien magico

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s